De Cómo un Dolor de Estómago casi me Mata dos Veces

Ahora estoy convencido, mi vida se ha convertido en un experimento alienígena planeado para invadirnos al corto plazo.

Sé que no me han visto desde hace un tiempo, ni en Clab, ni aquí, ni en Talk, ni en CS… y es probable que piensen que se debe al luto por la muerte de mi suegro, pero no es así. Se supone que debería contarles sobre la boda eclesiástica de mi hermano menor, Alí Daniel, a la que fui con mi esposa, en parte porque la sangre me obligaba y en parte para que nos distrajésemos un poco y descansaramos al menos un día de lo que significa la muerte de mi suegro. Sólo diré que la boda estuvo muy bien, que ví a una buena parte de mi familia que tenía tiempo que no veía por las distancias y que la disfruté mucho; pero la aventura realmente comenzó el domingo siguiente, de vuelta en Caracas.

La cosa, como decía, comenzó el domingo, 27 de julio, con un leve pero permanente dolor de estómago que me comenzó desde la mañana. Siendo molesto pero no demasiado, continué con mi vida con la diferencia de que estuve todo el día tomando remedios caseros para mi fastidioso dolor, que ya comenzaba a hacerse intermintente. Nada por que preocuparse.

Al menos así fue hasta que me fui a dormir. Inexplicablemente el dolor volvió, pero esta vez intenso y constante, tanto que no pude dormir en toda la noche y sólo dí vueltas hasta que mi hermano se levantó para irse al aeropuerto, a las 5 de la mañana.

Durante el día la cosa no mejoró; el dolor me hizo vomitar la comida del día anterior y así continuamos hasta que llamamos al sistema de emergencia médica que tenemos contratado (Rescarven), que se limita a colocarme un calmante, inyectarme no sé qué cosa y decirle a mi esposa que me lleve a un centro médico para que me tomen unas placas. Me hacen las preguntas y pruebas típicas para detectar la apendicitis, pero nada, no parece apendicitis, así que sospechan una obstrucción intestinal. Ellos se van y yo me duermo a causa del calmante.

Me cuenta mi esposa (mi mente no está clara en ese momento) que decide llamar a uno de mis mejores amigos, cuya esposa trabaja en el Hospital Clínico Universitario, y arreglan todo para que me vean de emergencia. Recuerdo estar allí, pero no recuerdo cómo llegamos. El asunto es que me hacen varios exámenes y confirman lo que antes habíamos descartado: tenía apendicitis y había que operar, en otras palabras, estaba jodido. Aún es lunes, 28 de julio.

Siendo que la apendicitis no se encuentra entre los males de alto riesgo y que no advierto a los médicos que mi dolor de estómago ya lleva 24 horas, terminan operándome el martes 29 a las 3:30 a.m. El problema es que cuando abren se dan cuenta que el apéndice ya había explotado y que había heces fecales en la zona que rodea a los intestinos; había sido hace como una o dos horas. Tenía una peritonitis galopante que, de haber tardado un poco más, me habría matado de una asepsia (casi me mata la primera vez).

Al final, salgo de quirófano aproximadamente  a las 4:30 a.m. (siendo que una extracción del apéndice por laparoscopia dura 20 min.), de allí me envían a recuperación y, después de no sé cuanto tiempo, a una habitación en hospitalización.

Todo parece estar bien, excepto porque al día siguiente comienza a darme fiebre, lo que hace que mi médico prefiera no darme de alta (la recuperación de la operación dura, máximo, dos días antes que te den de alta) y la cosa continúa así al día siguiente, mientras mi barriga, al contrario de desinflamarse, comienza a inflamarse más.

Al tercer día me hacen una tomografía y se dan cuenta que tengo lo que ellos llaman una colección que no es otra cosa sino una hermosa y galopante infección en la zona peritoneal. La solución es hacerme una punción para colocar un catéter en la zona peritoneal y drenar la infección, mientras me bombardean con antibióticos. Sólo que eso no ocurre hasta el día siguiente por problemas de planificación que casi me cuestan la vida por el peligro nuevamente de asepsia; o sea, casi me muero por segunda vez.

Ya para entonces es jueves, así que desde esa tarde tengo un tubo y una bolsa colgando de mi cuerpo que está sacando un líquido marrón y pus.

Como nota de color, la misma infección hace que los puntos en dos de las heridas se infecten, lo que hace que la doctora que me hace la cura en ese momento remueva los puntos y comience a limpiarlos y exprimirlos para sacar el pus y limpiar. Ojalá no tengan que pasar por eso nunca, duele un poco.

Afortunadamente, la infección empieza a ceder y el drenaje hace su trabajo, por lo que comienzo a recuperarme y se me quita la cara de fantasma que tenía hasta el día anterior. Todo continúa así hasta el lunes 11, cuando después de hacerme la tomografía respectiva y los exámenes de sangre del día, deciden removerme el catéter y mi médico me da de alta, enviándome a casa con una tratamiento para unos 25 días y dos heridas abiertas que debemos seguir curando hasta que cicatricen, pero que van muy bien.

Así que básicamente ésa es la historia: estuve 15 días hospitalizado y ahora estoy recuperándome en casa. No pude sentarme en la computadora hasta hoy y sólo puedo estar sentado a ratos, así que he hecho este post por partes.

Claro que mi primer pensamiento fue un ataque de XK, pero al ver que no hay vodka, disparos ni rusos involucrados, estoy por descartarla, pero pronto descubriré al culpable, y lo pagará….


13 thoughts on “De Cómo un Dolor de Estómago casi me Mata dos Veces

  1. Que bueno que estás de vuelta ^^

    Me preocupé mucho cuando me dijiste que estabas hospitalizado de peritonitis, eso es grave :S Pero gracias a Dios que ya estás bien🙂

    Espero que ahora llegue la calma para ti, luego de esta tempestad.

    Cuidate, cualquier cosa me avisas😉

  2. Muchas gracias a todos por sus buenos deseos. Eso no los elimina de mi lista de sospechosos, pero hace aún más sospechosos a los que no han dicho nada.
    A estas alturas ya llevo una semana en casa y la recuperación va viento en popa; no tan rápida como yo quisiera, pero estas cosas llevan su tiempo. Aún así, estoy tratando de volver al trabajo y a mi vida normal, aunque poco a poco, así que pronto espero volver también a darle vida a este blog.

  3. Recien leo la historia de lo ocurrido en lo personal estuve preocupado U_U pero no sabia como enterarme, cuidate bastante .. y que las heridas cicatricen .. una experiencia mas en tu vida para recordar y contar.

    ^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s